Pilates


Pilates demanda una concentración intensa. Los ejercicios están fundamentalmente compuestos por movimientos controlados, muy conscientes, y coordinados con la respiración, con el fin de crear un cuerpo armonioso, coordinado, musculado y flexible. A través de la práctica, la mente va tomando conciencia de las capacidades, limitaciones, fortalezas y debilidades del cuerpo para mejorar el estado físico y mental. Es una actividad física muy técnica, donde la correcta ejecución de los distintos elementos que componen cada ejercicio es más importante que el número de repeticiones o series.

Principios fundamentales de Pilates

Aunque el método Pilates se ha desarrollado y ha dado lugar a una gran cantidad de estilos y aplicaciones distintas, existen unos principios fundamentales que deben estar siempre presentes:

1ALINEAMIENTO
2CENTRALIZACIÓN
3CONCENTRACIÓN
Pilates demanda una concentración intensa. Los ejercicios están fundamentalmente compuestos por movimientos controlados, muy conscientes, y coordinados con la respiración, con el fin de crear un cuerpo armonioso, coordinado, musculado y flexible. A través de la práctica, la mente va tomando conciencia de las capacidades, limitaciones, fortalezas y debilidades del cuerpo para mejorar el estado físico y mental. Es una actividad física muy técnica, donde la correcta ejecución de los distintos elementos que componen cada ejercicio es más importante que el número de repeticiones o series.
4CONTROL
Joseph Pilates llamaba a su método "Contrología", pues está basado en la idea de controlar los músculos. Nada está dejado al azar. Es por eso que se debe concentrar tan intensamente para poder controlar todo aspecto de cada movimiento del cuerpo.
5PRECISIÓN
6FLUIDEZ
7RESPIRACIÓN
La respiración cumple un papel primordial en el método Pilates. Los resultados de la buena práctica son muy significativos: mayor capacidad pulmonar y mejor circulación sanguínea son los primeros fines perseguidos, para traducirlos en fuerza, flexibilidad, coordinación mental y buena postura.


Centro de energía

El centro de control, o centro de energía, situado por Pilates en la parte inferior del tronco, como una faja que rodea toda la zona lumbar y abdominal. Este centro es activado al ahuecar el músculo transverso del abdomen, siendo su fortalecimiento precisamente la clave de todo el método, lo que habilita al cuerpo a moverse libre y equilibradamente, evitando movimientos y compensaciones perjudiciales. Todos los movimientos se inician y se sostienen desde esta zona, cuya utilización debe estar siempre presente durante la práctica de los ejercicios.


Beneficios

  • > Tonifica y moldea los músculos
  • > Mayor flexibilidad, destreza, agilidad y coordinación de movimientos
  • > Fortalece el abdomen
  • > Corrige y mejora la postura
  • > Figura más estilizada
  • > Reducción del nivel de estrés
  • > Aumenta la elasticidad